El temporal arrasa con el puntal de Laredo

Esta semana hemos visto cómo se perdía una buena parte del puntal de Laredo. Estas zonas arenosas son muy sensibles a los oleajes poderosos de los temporales. De hecho su formación y mantenimiento es un fiel reflejo del funcionamiento de las corrientes, ya que la arena se deposita allí donde las corrientes marinas y el oleaje entran en contacto con la corriente de los estuarios, y por lo tanto esas corrientes pierden energía y no pueden seguir transportando arena. Son estructuras en delicado equilibrio.

Cuando durante los temporales aumenta el caudal de los ríos, y a ello se le suman los fuertes oleajes, especialmente en pleamar, los efectos pueden ser catastróficos, como ha sido el caso.
Conviene entender también que las acciones humanas, como la construcción de un puerto, que provoca cambios en las corrientes que transportan la arena, o el dragado periódico, provocan cambios en los puntales. Este puede ser la primera etapa de un cambio drástico en la forma del puntal, o bien tan sólo un episodio puntual del que el puntal se recuperará. Sólo el tiempo lo dirá, y ahí estaremos los CENTINELAS para seguir los avances de la naturaleza.

 

logo cantabria

cima

acem

costa quebrada

ambientalia